Manga gástrica: información adicional

Manga gástrica: información adicionalFragmentos de la entrevista subida por el canal "Síntesis Tv", con la doctora Liza María Pompa González.

La cirugía de manga gástrica es un procedimiento de restricción, del tipo de cirugías que nos van a dar esa limitante de lo que el paciente ingiere, básicamente esa es la función de la cirugía de restricción. 

Probablemente la manga gástrica sea la intervención que más se realiza en este sentido, porque tiene la característica de ser muy rápida, mínimamente invasiva, pero también tiene un efecto de pérdida de peso muy bueno.

El procedimiento no resulta largo en el quirófano, algunas intervenciones pueden durar incluso unos 30 minutos. Es importante mencionar que si bien es una cirugía sencilla, hay que respetar el protocolo de indicaciones como cualquier otra práctica quirúrgica. No olvidar que los pacientes que tienen un índice de masa corporal mayor a 40, son quienes deben tener especial cuidado ya que integran el grupo de "obesos mórbidos".

La manga gástrica requiere de un procedimiento anterior y también un proceso de recuperación durante la internación del paciente.
Es muy común (y algo que veo siempre en mi consulta) es que el sujeto recurra a la manga gástrica luego de haber probado innumerables procedimientos para bajar de peso, llámese dietas, idas a nutricionistas, licuados, acupuntura y hasta “métodos milagrosos” para adelgazar, pero ninguno ha resuelto su problema. Son pacientes a los que los suelo llamar “toreados”.

Es importante mencionar que el estómago tiene un espacio para 1.5 – 2 litros y cuando se pone a dieta un paciente que es obeso, a veces resulta difícil lograr una inhibición del hambre mecánica, producto de haber retirado gran porcentaje del estómago. Así que controlar la saciedad y las porciones sigue siendo un problema.

Existe un hambre mental, psicológica, por eso esta cirugía me gusta mucho, no solamente se tiene el 20% de los 2 litros que mencioábamos, sino que además, se elimina el hambre hormonal, el hambre que resulta de los antojos de las señales al cerebro. Con ese 80% de estómago menos, se suprime también la hormona ghrelina, bloqueando esa concentración tan alta que tienen los pacientes con sobreoeso, entonces vamos a tener ese mecanismo adicional de saciedad.

Manga gástrica transumbilical

Manga gástrica transumbilical
Como hemos mencionado en otras publicaciones, una de las consecuencias de la cirugía manga gástrica, es la cicatrización luego de la intervención, en otras palabras, cómo queda el cuerpo producto de haberlo sometido a un cambio tan profundo como es retirar parte del estómago. 

Si recorren la web, verán que hay varias imágenes de pacientes que están totalmente conformes con la manga y sus resultados, pero no así con las marcas que han quedado en el lugar de las incisiones. Si bien estas pueden resultar algo desagradables a la vista (dependiendo de la cicatrización del paciente y del uso de tratamientos estéticos que hay para paliarlas) es que algunos médicos y cirujanos han pensado en una alternativa que resulta altamente satisfactoria para evitar las marcas que quedan en el abdomen.

La solución que hallaron fue realizar la cirugía de manga gástrica utilizando una cicatriz que todos tenemos y que portamos desde que nacemos: el ombligo. La idea de utilizar el ombligo como canal para introducirse al cuerpo y después cortar el estómago para retirarlo por este mismo canal, resulta una alternativa que ya tiene todas las miradas e incluso, algunos profesionales han comenzado a practicarla. Su nombre es manga gástrica trans-umbilical.

Actualmente, la manga gástrica es el tratamiento más utilizado para el adelgazamiento en personas cuyo índice de masa corporal supera el 30-40% del indicado. En un comienzo, la cirugía se realizaba con grandes incisiones en el cuerpo, luego se redujo a las cinco incisiones conocidas y actualmente, la manga gástrica trans-umbilical (desde el año 2010 aproximadamente) responde a la necesidad de dejar menos secuelas visibles en el cuerpo.

La cirugía bariátrica se realiza con una pequeña incisión en el ombligo, por lo que el paciente no verá ninguna marca cuando su abdomen quede al descubierto, de manera que la aceptación de su nueva imagen será inmediata. El proceso operatorio es el mismo y también su duración, con los riesgos mínimos e iguales costos monetarios, en relación a una operación laparoscópica tradicional.

A casi tres meses de la operación

Testimonio Manga Gástrica
Les quiero contar como ha sido mi proceso de pérdida de peso, que no resultó nada fácil pero tampoco tan complicado.

He bajado 27 Kg en casi 3 meses. El procedimiento que yo me realicé fue la manga gástrica, mediante laparoscopía: es una cirugía muy sencilla y muy rápida, puedo decir que soy una de las afortunadas que no ha sufrido mucho en hacérsela. Consiste en que tu estómago es reducido aproximadamente en un 75% (te recortan 2/3 y te lo sacan). Si una persona obesa tenía un órgano del tamaño de una pelota de fútbol americano, ahora tendrá una reducción del estómago como si fuera una pelotita de tennis.

Para poder realizarla, el médico efectúa 5 incisiones en las que introducen el material con unas camaritas y ya por dentro comienzan a cortar el estómago. Por una de estas incisiones, retiran la parte del estómago seccionado. A la vez que van cortándolo, el estómago es suturado. 

El precio de la manga gástrica varía muchísimo según el lugar. Aquí en Estados Unidos es carísimo, está por los cielos. Es una cantidad en la que ni siquiera quiero pensar… estamos hablando de varios miles de dólares. El precio de mi cirugía fue de 55 mil pesos mexicanos con impuestos incluidos.
Decidí viajar a la ciudad de Guadalajara para harmela. En principio me la quería realizar en Tijuana para luego volver a mi casa en Las Vegas, pero sinceramente, en este periodo de decisión, un familiar mío se realizó la operación en Guadalajara y debido a su experiencia, los resultados y los comentarios sobre los profesionales que la trataron, decidí hacérmela ahí.
Empecé a investigar, me puse en contacto con la coordinadora que llevaría mi caso. Esta fue una de las mejores decisiones de mi vida.

Al momento de empezar con el proceso pre-operatorio tuve que seguir una dieta para tratar el hígado graso. Para quienes no lo saben, el hígado es uno de los órganos más delicados que tenemos en el cuerpo, entonces sangra con facilidad. Para que no haya hemorragias ni ninguna complicación, te recomiendan esa dieta, pero también con el objetivo de acostumbrarte a la forma que deberás alimentarte después de la operación.

Esa fue la única  preparación física, es decir, debí dejar de lado las tortillas, los lácteos, la comida de origen animal, salvo pollo y pescado. No puedo decir que seguí una dieta super estricta porque conozco casos de gente que hace una dieta de líquidos con bastante anticipación a la cirugía, pero comencé a alimentarme de forma más saludable.

Con esta dieta perdí 3 Kg, lo cual estuvo bastante bien porque yo no era capaz de bajar una sola libra. A nivel psicológico no requerí de ninguna preparación especial porque sabía que si bien podría atravesar momentos difíciles, todo era por mi salud y de esa forma me mentalicé.

En cuanto al post-operatorio, recibí una licencia de 21 días, pero en mi caso a las dos semanas ya estaba sintiéndome pronta para volver. Hay gente que ya en una semana se recupera, pero para mi era imposible porque trabajo en un restaurante y a diario paso de pie unas 8-9 hs. Pero en el caso de un administrativo que puede pasar toda la jornada sentado, no tendría problema en reintegrarse de forma inmediata.


La vida me cambió completamente, mi autoestima está más alta, me gusta la imagen que me devuelve el espejo y me siento inundada de felicidad.

A 8 meses de la operación de manga gástrica

Imagen meramente ilustrativa
Mi nombre es Pamella Peralta y estamos haciendo este video tutorial que corresponde al octavo mes de colocada la manga gástrica.

El mes pasado fui al gimnasio, a la nutrióloga y bajé dos kilos más. Este mes (el adelgazamiento) se me ha notado mucho en la cara, pues si recuerdan en los videos anteriores no se me veía el cuello. 

Por ejemplo esta blusa que tengo puesta ahora me pasaba sólo hasta la axila y ya me sube totalmente, verán que me queda bastante bien. Actualmente estoy haciendo una hora de baile y una hora de box, pero este es básicamente de entrenamiento cardio. Voy al gimnasio de lunes a jueves. La verdad siento que me está sirviendo mucho, ya estoy corriendo y no me canso. Es increíble, jamás había corrido tanto porque no me daban las piernas. Solía decír en broma que si llegaba a venir un apocalipsis zombie, me iban a comer bien rápido porque no tenía nada de condición física.

En el día de hoy acabo de ir precisamente con el endocrinólogo y me mandó hacer análisis de todo, hasta ahora he tenido el resultado del análisis de azúcar en sangre y me salió perfecto. Cuando me operé, ya era pre-diabética y tenía un valor que superaba los límites aceptables. A veces como un chocolate porque siento el bajón de azúcar, pero evito a toda costa los fritos o las sodas que me caen muy mal... aunque me gusten. Así que por ahora todos los análisis van saliendo bien de bien”.

Segundo testimonio del día de hoy: mi nombre es Mercedes Herrera, yo sufrí de obesidad durante toda mi vida e intenté bajar de peso por la vía del gimnasio y de la comida saludable; así bajé 30 libras antes de decidir operarme para mejorar definitivamente. Yo no quería ser más gorda, si bien la gente me decía que me veía bonita y que mi cuerpo no tenía fea forma, sin embargo todo esto es por una cuestión de salud y no de belleza.

Cuando decidí operarme me entrevisté con el doctor y al igual que muchas personas, le hice una cantidad de preguntas sobre cómo era la cirugía: que si iba a ponerme flaca o flácida, si la piel me iba a quedar colgando o si iba a bajar demasiado. Yo pesaba 226 libras (102,5 Kg). Ahora peso 154 libras (69,8 Kg). 

Desde ahí mi vida ha sido espectacular y ya llevo 9 meses de operada. Me alimento comiendo de todo, no sufro de absolutamente nada. Mi experiencia con esta cirugía ha sido increíble.